Ver productos por

Toalleros Eléctricos

El toallero eléctrico es una de las opciones en equipamiento que maximizan el confort en el diseño de baños. Una solución funcional que ocupa poco espacio, mejora la habitabilidad de esta estancia y el bienestar de las personas. 

Su función principal es la de eliminar la humedad y calentar toallas y albornoces, mejorando el confort al salir del baño o la ducha. Aunque existen modelos de radiadores toalleros que, por su potencia y por las necesidades caloríficas de la estancia, permiten cumplir dos funciones en uno al aportar también calor en el baño para que éste alcance una temperatura óptima. 

Recomendamos que antes de elegir su secatoallas, compruebe bien las características técnicas para verificar que la potencia calorífica corresponde a sus necesidades.

Entre las opciones de instalación en secatoallas dentro de la oferta de Noken, encontramos además de las versiones de agua o mixta, la versión eléctrica. Esta última presenta una colocación sencilla al fijarse en la pared y, posteriormente, conectarse a la toma de corriente eléctrica, sin requerir mayor esfuerzo en la instalación. Alcanzan de una forma rápida la temperatura deseada.

Cómo funciona un secatoallas eléctrico

Los secatoallas eléctricos contienen un líquido anticongelante que se caliente por medio de una resistencia. Es muy importante hacer un estudio previo sobre el consumo de energía y potencia calorífica de la combinación del secatoallas con la resistencia, ya que si la resistencia que lleva el radiador no es la apropiada, puede ocasionar problemas de funcionamiento, un consumo excesivo o acortar la vida útil del producto.

En Noken se ensaya cada uno de los modelos, para garantizar un consumo razonable y unas prestaciones caloríficas excelentes, combinando confort y eficiencia energética. Todas estas pruebas están respaldadas por un laboratorio externo independiente acreditado (Tecno Cert).

Dentro de los toalleros eléctricos tendremos 4 modelos:

-     Secatoallas con interruptor on/off.  Estos secatoallas tan solo tienen la función de encendido y apagado. Siempre estarán trabajando a máxima potencia hasta que la resistencia interna llega a la temperatura máxima de seguridad y se apaga automáticamente. Pasados unos minutos se encenderá de nuevo, sin que el usuario perciba que la resistencia se está encendiendo y apagando.

-     Secatoallas con termostato para regular la temperatura del líquido interno. Este modelo permite controlar la temperatura máxima de funcionamiento; pero regulando la temperatura del líquido interno del secatoallas y no la del baño.  Tiene valores añadidos como la programación de 12 horas o 24 horas, en la que el usuario puede fijar que el secatoallas se encienda automáticamente a intervalos de 12 o 24 horas.

-     Secatoallas con termostato para regular la temperatura ambiente. Este modelo lleva un sensor de temperatura para medir la temperatura del baño. Por lo tanto, el secatoallas permitirá mantener una temperatura estable cogiendo como referencia la temperatura general del baño. Aquí podemos llegar a una programación total, en la que fijamos el funcionamiento del secatoallas por día y hora.

-     Secatoallas mixtos. El cuarto modelo es una versión que combinará el secatoallas de agua con cualquiera de las 3 versiones eléctricas comentadas anteriormente. Esta versión se suele utilizar en aquellas viviendas donde parte del año se trabaja con la calefacción central y en otros períodos es mejor funcionar con luz. El objetivo es conseguir un ahorro energético en función de la estación del año.

Cómo elegir un toallero eléctrico

La primera decisión a la hora de escoger un secatoallas será decidir cuál es la funcionalidad que esperamos de él. Si su cometido es el de secar / calentar toallas y albornoces, no deberemos preocuparnos demasiado por el tamaño del mismo o su potencia calorífica. Un toallero eléctrico pequeño o mediano cumplirá su cometido perfectamente. Sin embargo, si lo que queremos es utilizarlo como calefacción deberemos escoger la potencia adecuada. Además, ésta también dependerá de la zona en la que nos encontramos y la época del año en la que hacemos uso de la vivienda. 

Para hacer una estimación de la potencia que necesitamos, podemos utilizar la siguiente fórmula: 

Potencia necesaria = Metros cúbicos¹ x Coeficiente de zona²

¹ Metros cúbicos = Superficie baño x Altura baño = Lado x lado x altura

² Coeficiente de zona:

  • Cálida: 40 Kcal/h o 160 BTU
  • Templada: 50 Kcal/h o 200 BTU
  • Fría: 60 Kcal/h o 240 BTU
  • Gélida: 70 Kcal/h o 280 BTU 

Radiador toallero de diseño

Dentro de una estancia en la que la evasión y el relax son clave, la estética debe acompañar a la funcionalidad para conseguir la atmósfera de serenidad deseada. El diseño del secatoallas eléctrico será un elemento decorativo en sí mismo, complementando el ambiente del baño. La elección pasa por escoger, no solo el diseño en sí, sino entre modelos de distintos tamaños y acabados, como el cromo, negro mate o blanco. Mientras el color blanco suele integrarse bien en cualquier estilo de baño, el negro mate o cromado suele aportar un toque más actual.

Seguridad: dónde instalar un toallero eléctrico

Para elegir la posición ideal del secatoallas eléctrico debemos tener en cuenta diversos factores. Por un lado, es importante el diseño general del baño; pero siempre teniendo en cuenta que es un elemento práctico con una función concreta y que además debe seguir la normativa para la instalación de aparatos eléctricos.

Para garantizar la máxima seguridad, nuestros secatoallas cuentan con un factor de protección IPX4 y se han ensayado siguiendo la Directiva 2014/35/EU-LVD.

Nuestra recomendación es colocarlo siempre a 60 cm desde la zona de agua, preferiblemente zona 3 según la normativa de aparatos eléctricos.

Asimismo, cabe prestar atención a no apoyarse con la mano, ya que estamos ante una fuente de calor que puede alcanzar hasta los 80ºC.

Leer más Leer menos