Cómo elegir el plato de ducha adecuado para tu baño

Categoría: Tendencias en baños
Fecha: 03 dic 2020

Conocer los materiales disponibles en la gama de platos de ducha es fundamental para una toma de decisiones adecuada al proyecto que vamos a realizar. 

La selección de un plato de ducha para un proyecto es una decisión no solo estética, sino técnica. Las limitaciones en cuanto a instalación y la selección del material en el que está fabricado, son dos de las variables más relevantes en un espacio húmedo en el que crucial asegurar resistencia, durabilidad y seguridad de los usuarios. 

Es fundamental tener en cuenta también el hueco del que disponemos para conocer si necesitamos un plato de ducha de medida estandar o uno de corte a medida, así como la posición de la salida de evacuación de agua, una consideración fundamental en caso de que estemos buscando un plato de ducha a ras de suelo, ya que cabe asegurar que existe suficiente espacio en el forjado para la evacuación del agua y su inclinación. 

 

¿Qué opciones existen a la hora de escoger un plato de ducha?

Las posibilidades estéticas del equipamiento de ducha que ofrecemos son muy amplias; desde platos de ducha encastrados a ras del suelo hasta la inclusión de texturas y acabados inspirados en la piedra y la madera natural. 

Más allá de la estética y forma del plato de ducha, hoy en día se ofrecen diversos materiales que debemos conocer antes de tomar cualquier decisión, no solo por la estética que aportan, sino porque tendrá una influencia directa en su manipulación y los requisitos de mantenimiento.  

 

Platos de ducha de resina y carga mineral

Su composición combina resinas y minerales naturales. Es fundamental para la calidad del plato que la selección de materiales de la carga mineral sea de calidad para que el producto final ofrezca las mayores garantías, y además en una correcta proporción para que el plato de ducha conserve ligereza, flexibilidad, estabilidad y tolerancia. 

Las series de Noken Mineral Stone tiene una alta ligereza y espesor reducido, sin renunciar a resistencia y durabilidad. Está disponible en varios acabados Finish Studio, y permiten corte a medida al disponer de color en toda su masa. 

Su tecnología Noken ECO-Stone los hacen respetuosos con el medio ambiente. Sus materiales reciclados (60% de mármol blanco reciclado, 30% de eco-resina y 10% de termolita) nos permiten reducir las toneladas de basura que acaban en los océanos y mares.


plato ducha slate noken 2

Slate. Plato de ducha Mineral Stone de Noken, realizado en resina y carga mineral, recubierto por tratamiento Gel Coat en su superficie que aporta un tratamiento antibacteriano y mayor poder antideslizante

 

plato ducha slate noken 3

Plato de ducha Slate en acabado Finish Studio, personalizados mediante impresión digital con tinta UV-LED de última tecnología con acabados seleccionados que reproducen los acabados de la naturaleza. 

 

Platos de ducha con fibra de lino

Light Stone de Noken son platos de ducha de fibra de lino compacto que sustituye la madera convencional para evitar el impacto medioambiental y recubiertos de una superficie de Gel Coat que le aporta más seguridad al ser una superficie antideslizante. Una gama de platos de ducha ligeros y disponibles en varios colores. Impermeables, antideslizantes, ofrecen una alta resistencia térmica y química, son reparables y de fácil limpieza y mantenimiento. 

 

plato ducha zen 1

Zen. Plato de ducha Light Stone, con cuerpo de fibra de lino recubierto por Gel Coat en su superficie

 

 

Platos de ducha acrílicos de fibra de lino

Los platos de ducha acrílicos supusieron todo un cambio en la forma de concebir el confort en el baño. Superiores a los platos de ducha de cerámica por su ligereza, que facilita la manipulación y agiliza la instalación; su tacto y apariencia cálida. Además, son altamente resistentes a golpes. Como desventajas, no admiten corte a medida

plato-ducha-acrilico-work

Modelo Work, fabricado en fibra de lino sobre base de acrílico

 

Platos de ducha cerámicos

Es el plato de ducha clásico. Sus ventajas son la higiene, facilidad en la limpieza y la resistencia química; además, presentan precios competitivos. Por contra, son menos ligeros que otras opciones y más frágiles, por lo que incrementa costes en manipulación en la instalación y pueden romperse más fácilmente ante golpes. Además, el acabado es más frío y resbaladizo, y solo están disponibles en color blanco.