Colores para baños pequeños

Es muy frecuente contar con un baño XS, por lo que su diseño se ha convertido en uno de los principales retos en interiorismo. Además de la distribución, la selección de los elementos compactos más adecuados, una de las decisiones más importantes es el uso del color. Te contamos las claves para hace

Un baño pequeño supone todo un reto en el diseño de interiores. Como te contamos en este post, existen claves y principios que contribuyen a que un espacio de reducidas dimensiones parezca más amplio y sea más confortable. Conocer estas pautas será crucial para alcanzar una funcionalidad óptima y conseguir un baño estéticamente acogedor.

Entre estas pautas, una de las principales decisiones a tomar es el uso del color en el diseño de baños pequeños.

¿Qué colores son los más idóneos para baños pequeños?

Una regla de oro es el uso de los colores claros y neutros como base a la hora de diseñar un baño pequeño. Los baños pequeños en blanco, beige o gris cálido, reflejan la luz y amplían visualmente el espacio.

El acabado brillo también contribuye a magnificar este reflejo. En este sentido, los azulejos idóneos para cuartos de baño pequeños serán los de acabado satinado en un tono claro. Una opción de lo más efectista.

Si el baño tiene bajos techos, una opción es escoger un revestimiento cerámico y colocarlo en disposición vertical para hacer que el techo parezca de mayor altura.

 

Baño pequeño en blanco

Para alejarnos de un baño totalmente blanco y conseguir dar mayor profundidad, podemos optar por generar contraste al aplicar en el fondo de la estancia un color intenso y en contraste con el tono claro general. O bien combinar blanco, beige y elementos en negro, como la grifería o el mobiliario. Conseguiremos baños pequeños muy elegantes y sofisticados.

 

Baño beige y blanco, con elementos en acabados negro mate Finish Studio.

Ideas para amplificar un baño pequeño

La iluminación es clave a la hora de realzar los colores escogidos en un baño pequeño y amplificar aún más el espacio, ya que es una propiedad física que aporta dimensionalidad. Lo idóneo será disponer de la máxima cantidad de luz natural, aunque si no es posible, sí deberemos asegurar un foco de luz que proceda del fondo de la estancia ya que así aumentaremos la profundidad de campo y la sensación de mayor espacio.

Utilizar espejos también creará sensación de amplitud y amplificará el efecto óptico del color.

 

Baño pequeño en blanco en el que se ha optado por tiras de iluminación LED en la pared frontal para añadir profundidad y hacer que el espacio parezca más grande

 

Artículos relacionados