‘Niños… ¡a la bañera!’: cómo convertir el baño infantil y la higiene en un juego

Construir un baño cómodo y seguro para los niños es clave para que sus rutinas de higiene personal se conviertan en un juego.

Tras un día de juegos y diversión infantil, llega el temido momento de… ‘niños, a la bañera’. En ocasiones, no siempre es fácil conseguir que esta rutina de higiene sea bienvenida para ellos, pero existen vías de que se vuelva divertida, fácil y natural.  Construir un baño cómodo y seguro para los niños es clave para que sus rutinas de higiene personal se conviertan en un juego. A su vez, mediante una correcta planificación del espacio podemos enseñarles a organizar el espacio, guardar sus enseres e iniciarse en estas nuevas rutinas de forma independiente. 

Cómo decorar y organizar baños para niños

La configuración y diseño del baño son aspectos clave para convertirlo en un espacio de juego, un lugar seguro y libre de peligros y bacterias y, además, educativo con sus hábitos de higiene.  Te dejamos algunas ideas para mejorarlo y adaptarlo a las necesidades de los niños. 
  1. Colores vibrantes, formas inspiradoras y diseños para los más pequeños contribuyen a crear ambientes divertidos que inviten a un baño o una ducha. Además, no solamente podemos utilizar estos recursos para decorar, sino también para enseñar a los más pequeños el valor del orden y la limpieza en un espacio húmedo como es el baño. Incorpora accesorios para el almacenaje de colores y formas diferentes para ayudarles en la tarea de organizar sus enseres del baño. 
  2. Para una mayor higiene, una toalla para cada uno. Elige un color para cada miembro de la familia, y así cada uno siempre identificará su toalla. 
  3. El espacio, adaptado a su medida. Si queremos que los niños aprendan a ser independientes y sigan sus rutinas de higiene diarias por sí mismos, es importante que tenga sus utensilios a su alcance. Algunas ideas que pueden facilitar la tarea son instalar colgadores a su altura o incorporar un taburete. Desarrollará así su autonomía en hábitos como lavarse las manos, los dientes o peinarse. 
  4. Juegos en la bañera. El baño es un momento de relax y diversión, por ello, además de contar con juegos para disfrutar en la bañera, puedes optar por decorar el revestimiento con algún vinilo decorativo que le transporte a un baño en la piscina o el mar. Se recomienda juegos específicos para el uso en el baño, además de secarlos tras cada uso, limpiarlos y cambiarlos con regularidad, pues al estar ubicados en una zona húmeda pueden atraer bacterias. 
  5. Apuesta por soluciones seguras. Como son las griferías termostáticas, que controlan la temperatura del agua y evitan que los niños puedan quemarse, los platos de ducha y pavimentos antideslizantes, o las mamparas de seguridad. Asimismo, evita los cerrojos para que no puedan cerrarse.  
  6. Con niños, ¿bañera o ducha? Los primeros años, la opción más cómoda es una bañera. Sin embargo, existen bañeras infantiles que pueden colocarse sobre el plato de ducha. A partir de los 4 años, los niños pueden comenzar a utilizar el plato de ducha
  7. Gamifica la higiene. Puedes crear un checklist con las rutinas diarias que deben seguir los niños, y premiarlos cada día por sus logros conseguidos con pegatinas de colores.
banos-ninos

Artículos relacionados